Reflexiones de una escritora novata II

Buenos días lectores,
el otro día leí en el blog “Simplemente MJ”  un post con el que me sentí totalmente identificada y que me ha inspirado a escribir hoy el mío porque no; yo tampoco soy una escritora Superwoman.

escritora-superwoman

De hecho no sé de dónde he sacado hoy la fuerza para escribir, supongo que ahora que he enviado mi relato al II Premio Ripley puedo respirar tranquila un par de días (no más) porque luego vienen más concursos literarios, eventos por el día del libro, gestionar redes sociales, actualizar el blog de vez en cuando, contactar con editoriales…

No, no es fácil ser una escritora novata y multitarea porque para qué nos vamos a engañar: tú tienes que currártelo todo y prácticamente no puedes delegar ninguna tarea en otros. Tu eres tu propio editor, tu corrector, tu agente literario, tu publicista, tu community manager… y además tienes que seguir escribiendo tu obra.

Pero eso es solo una parte de tu vida (la mitad para ser exactos) porque luego hay otra vida, la vida como “persona”: tienes compromisos con tus amigos y familiares, trabajar para pagar las facturas, tareas del día a día como bancos, médicos, la casa (¡y si además eres madre ni te cuento!)… un sinfín de cosas que te mantienen ocupado todo el santo día y  la impresión de que te faltan horas para hacer todo lo que querías/deberías hacer.

Luego además, para terminar de estresarte, ves a algunos autores y autoras increíbles que nunca paran: que si un campamento de escritores, que si una recopilación de relatos, que si organigramas perfectos y adorables… y yo me analizo y pienso en alguna ocasión que no estoy hecha para esto, que me falta vocación, fuerzas, o espíritu o que padezco una grave vaguitis crónica pero no, no es así: al final resulta que cada uno lleva su propio ritmo, se marca sus propios objetivos y prioriza más en unas cosas que en otras.

Por eso hoy quiero animaros a todos a que no os rindáis, a que no os comparéis con otros porque no hay nada que comparar. Habrá días buenos y días regulares pero siempre se acaba llegando a la meta porque no sé donde leí que escribir es una carrera de fondo y no de velocidad.

Y no, este no es un post quejándome de lo duro que es ser una escritora novata, es solo un modesto consejo y una gran liberación que quiero compartir con vosotros para desahogarme porque es complicado que alguien que no pertenece al “gremio” comprenda todo el estrés por el que pasamos en nuestro día a día.

Bueno os dejo que tengo que seguir corrigiendo y preparar el almuerzo 😉

Un comentario sobre “Reflexiones de una escritora novata II

Agrega el tuyo

  1. Qué idenficada me siento contingo 😦 o con tus palabras. Trabajar, la casa, la familia, los compromisos sociales, y encima: escribe, corrige, maqueta, haz booktrailers, sinopsis, post chulis, revisa blog, lecturas atrasadas, rrss… y luego dicen que los autopublicados no tenemos calidad… Venga!! Valemos oro!! 😉
    Abrazo 🙂

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: